jueves, 30 de abril de 2009

Y cuantas veces amenazado


Y cuantas veces amenazado de pies a cabeza
en vida enterrar no han querido
que yo mismo no me haya visto
cavando al tierra con la que echarme encima

Y Tantas como compuesto y sin tiempo
habérmelas a solas
con mis propios pensamientos
y creer que hasta el hacer honesto
de tanto uso se gasta

Y cuantas veces he dormido
con los ojos abiertos
por no encontrar motivo suficiente
a tanto reproche injusto
ni entender que la vida
se me presente tan cuesta arriba

Y es que no da lo mismo
que la vida me sonría abiertamente
que hasta de pensar la mente se canse.

Por Luis Perez


sábado, 25 de abril de 2009

De salida


Veo a mi alrededor
tan poca honestidad
todos andas tan feliz
o tal vez anestesiados

No insinúo que sea algo inmoral
tenes tan poca personalidad
ante un juicio irracional
el veredicto es irrelevante

Cada vez mas lejos
asumo que es algo natural
mis diferencias con los demás
no interrumpo
voy de salida

Y si es una casualidad
andar entre la multitud
sentirme tan aislado
no es cuestión de preferencia

Quisiera decir que esto fue un placer
y que siento agradecer
pero no cuanto con un antifaz
de igual manera voy de salida


Cada vez mas lejos
asumo que es algo natural
mis diferencias con los demás
no interrumpo
voy de salida

Letra música y voz Marlon


jueves, 23 de abril de 2009

Amar: tiempo y lugar


Se ama en la noche,
en el día,
en la oscuridad
y en la claridad.

Se ama en la lluvia,
en el río,
en el mar
y entre lágrimas.

Se ama
en la montaña,
en la pradera,
en el bosque
y también en la cama.

Se ama
con calor
o con frío,
se ama
en la tormenta
y en la calma
de un momento sombrío.

Se ama en los brazos
de un instante
y se muere
amando.

Derechos de autor. Rafael Cruz (monstradamus )


domingo, 19 de abril de 2009

Cuando la lluvia


Cuando la lluvia afila la tristeza
y un aluvión de penas ahoga el alma
y en los relojes laten
racimos turbios de tic-tacs
párate a pensar un momento
y respira hondo
la humedad del aire
y siente
y vive
y sueña
y juega con los ecos de luz gris
que cuelgan de la ventana
como si fueran hilos
de una mágica cometa
y déjate arrastrar por el viento
y espera a que te alcancen
esos lentos caracoles de sombras que te persiguen
para pisarlos
o simplemente decirles adiós
cuando se marchen
con su sórdida música a otra parte.

©Fernando Luis Pérez Poza

domingo, 12 de abril de 2009

Nada Mas


Nunca aprendi a hacer caso
y si, algo puedo rescatar
al contemplar lo que veo venir
si esto es el final no mires atras

Si estos tintes no confunden
y alcanzan a probar algo
todo seguira igual que ayer
ni mi humor ni tu madurez valdra

Parece que todos se han ido
tal vez nunca llegaron aqui
todo vuelve a empezar
no hay necesidad de decir nada mas


Por musica letra y voz Marlon Carranza





sábado, 4 de abril de 2009

A veces, en un minuto


A veces, en un minuto,
hay años escondidos,
insomnios que duermen hasta el amanecer,
rendijas abiertas de ternura
o legiones ciegas de espejismos
que hechizan la sístole y diástole del tiempo
y llenan la aorta de lunas desbocadas
y la revientan al decir sí.

Entonces el futuro sueña que existe
y una ola misteriosa de mercurio mágico
resume el aire y entona
el fado errante de la felicidad.

Y yo quisiera
detener ese minuto para siempre,
olvidar el leproso malecón de la vida
que prostituye el eco
y salvar a las sirenas que se ahogan
por no saber nadar al revés.

En mi memoria
aún se bañan desnudas las ninfas
y el cofre del tesoro
se nutre de mariposas que un pirata
dejó olvidadas en la crin del éter.

Y cabalgo aferrado
a tus emociones y sentimientos
como un látigo de luz que estalla.

Y lavo el silencio
en vómito invisible
que sólo entiende
la soledad cuando te llama a gritos
aún sabiendo que tú no estás.

Aquí,
anclado en esta eterna madrugada,
encadenado a la verdad,
atrapado en una tuerca sin vuelta
que cada día aprieta más,
sé que un minuto,
a veces,
encierra años enteros
en una cárcel de hielo transparente
y los condena a cadena perpetua
si tú eres sólo un sueño
que olvidó despertar.


Por Luis Pérez Poza


viernes, 3 de abril de 2009

Masturbando el silencio ( esta vez )

Como un suspiro en noches de cielo agotado, entre el rechinar de las ruinas de un viejo recuerdo sostenido únicamente por el orgullo, se encuentra este espécimen desechable, casi en la extinción emotiva de su enésimo fracaso. Yo que no soy mas que un titiritero de circos de suicidios en luna llena, lo observo morir lentamente, perdiéndose en cada pensamiento de indecisiones fosforescentes, entre una neblina oxidada.

Piensa en aquella que le apostó a su suerte y falló en el últimos disparo. No me da lastima porque no guardo esa clase de memorias por moribundos, pero me sonrió de la pobre esperanza con la que ella le rodea muy segura de su vanidad, desconociendo por completo el cantar de las leyendas que retumban como coros de niños quemados vivos en pleno tercer acto, en medio de un apagón y en el fondo el insulto de un trueno resentido.

No sea la mala maña de mentirle al sentimiento, porque la costumbre se evaporiza y en un rincón solo y desahuciado se encontrara recordando vivo y hambriento el vació.
El, como buscando respuestas que no hay y maldiciendo la mirada penúltima en el ultimo beso que no le dio. Pretende salvarse de su entierro y se perfuma de esperas, y ojalas que tal parece no quieren ni estabilizarle la hemorragia. Tragicomedia de adolescencia tardía, que por tardía no es menos de risa para cualquier punto de vista del que ya lo sufrió, pero sabe que superarlo no existe y el tiempo murió de muerte natural.

Uno que quiso ser dos, pero la vida se empeña en negárselo, la muerte lo mira de reojo, y fumando una pipa que se hizo del humo que le sobro de la ultima mortaja, serena decide fugarse, cansada de esperar esa agonía de amor tartamudo, apaleado, al que ya no le quedan vidas para gastar ni suerte que correr.
Yo también tengo sueño, pero estaré muy pendiente del transcurso de la pesadilla, porque esto apenas comienza; y que ni me pregunten de finales que no existen, porque tampoco existe ningún comienzo, aunque me quiera creer esa mentira, viendo lluvia caer y pateando piedras invisibles cómodamente colgado de una nube, mientras el sol viola a la noche y la tierra masturba.

IBoon ( )