miércoles, 27 de mayo de 2009

Poema Desolado





Ya se que existen otras penas
con más pavura y más complejidad,
pero este es mi dolor y a él me aferro,
no pregunten por qué.

Hace tanto que olvidé mi cédula de arraigo,
extravié mi equipaje,
el principio de lo que no pude ser.

Hoy vigilo este dolor de medio tiempo,
esta alegría de fiesta equivocada,
este lamento que engendró la mascarada.

Esta pena mía, tan estricta y honda,
se adiestra en lo nocturno y allí azuza
cabal remordimiento, hora perdida,
y alimenta la mítica alimaña de mis miedos.

DE Flor Alba Uribe


viernes, 22 de mayo de 2009

Whatever


No sé que me dió por escribir...
Por repetir palabras manoseadas antes,
por repeler sentimientos resentidos
Por pasearme entre fantasmas nuevos
de esos que no saben si ser aún
tan transparentes como el viento gris.

Envidia...
cuando nada queda de lo que fue,
cuando lo que es, no es nada más que eso...
no hay medias tintas, ni colores, ni contrastes.
El todo que hay es un gris desvaído
naufragado, entre luces apagadas...
Perdí los interrumptores allá atrás.
Duele, cabeza, manos, espalda, garganta...

Mis personajes se perdieron entre las hojas,
buscando un final para lo que nunca empezó...
Mi historia se aburrió de esperarme,
sentada en el umbral
llena de hojas secas, y lluvia azul, y sol de noviembre...

El tiempo,
tan ocupado como inconsciente
en su vago caminar entre cruces
paso a paso ha mermado mis dias...

Será que el alma se pone vieja...
De tanto soñar, de tanto buscar, de tanto esperar...
que los recuerdos se amontonan sobre mi, en pesadas sepulturas
que acostumbro a nombrar, limpiar, ordenar...
regar cada día y ver crecer...
Ramas secas que ya estaban muertas
que crecen muertas... maleza.

Será que el alma se puso vieja...

Será...
...que sólo estoy cansado.


"Sometimes, just... nothing's right"

De Smile-like-you-mean-it

miércoles, 20 de mayo de 2009

Espero Curarme de ti


Espero curarme de ti en unos días.
Debo dejar de fumarte, de beberte, de pensarte.
Es posible. Siguiendo las prescripciones de la moral en turno.
Me receto tiempo, abstinencia, soledad.

¿Te parece bien que te quiera nada más una semana?
No es mucho, ni es poco, es bastante.
En una semana se pueden reunir todas las palabras de amor
que se han pronunciado sobre la tierra y se les puede prender fuego.
Te voy a calentar con esa hoguera del Amor quemado.
Y también el silencio.
Porque las mejores palabras del Amor están están entre dos gentes que no se dicen nada.

Hay que quemar también
ese otro lenguaje lateral y subversivo del que ama.
Tú sabes cómo te digo que te quiero cuando digo:
"qué calor hace",
"dame agua",
"¿sabes manejar?,
"se hizo de noche"...
Entre las gentes, a un lado de tus gentes
y las mías, te he dicho "ya es tarde",
y tú sabías que decía "te quiero".

Una semana más para reunir todo el amor del tiempo.
Para dártelo.
Para que hagas con él lo que tú quieras:
guardarlo,
acariciarlo,
tirarlo a la basura.
No sirve, es cierto.
Sólo quiero una semana para entender las cosas.
Porque esto es muy parecido a estar saliendo de un manicomio para entrar a un panteón.


De Jaime Sabines

martes, 19 de mayo de 2009

Me declaro no humano





Me declaro no humano,
que no es lo mismo que inhumano.
No quiero pertenecer a esta especie
que utiliza pizarras de luto
para enseñar en la escuela
lo que es la muerte,
la matemática absurda del dolor
a base de contar cadáveres,
la geometría estúpida de la línea recta
que traza una bala
para encontrar el cuerpo
inocente de un alumno.

Me declaro no humano,
o lo que es lo mismo,
animal
que siente y que sueña,
que ama y que sufre,
que escribe y que piensa
pero no asesina en masa
a cientos o miles de sus semejantes.

Me declaro no humano
porque estoy harto de presidentes
y terroristas locos
que sólo piensan en ellos mismos
y atan ruedas de molino
al cuello del ciudadano
o convierten los pupitres
en mudos ataúdes de silencio.

Y ahora que no soy hombre,
desde la tristeza rotunda de la náusea,
desde el horror sincero de la angustia,
desde el dolor de un niño que no vive
intento remontar el río amargo
donde cada día
se ahoga la conciencia.

De ©Fernando Luis Pérez Poza


lunes, 11 de mayo de 2009

En Qué Lugar


Quiero que me digas; de cualquier
modo debes decirme,
indicarme. Seguiré tu dedo, o
la piedra que lances
haciendo llamear, en ángulo, tu codo.

Allá, detrás de los hornos de quemar cal,
o más allá aún,
tras las zanjas en donde
se acumulan las coronas alquímicas de Urano
y el aire chilla, como jengibre,
debe de estar Aquello.

Tienes que indicarme el lugar
antes de que este día se coagule.

Aquello debe tener el eco
envuelto en sí mismo,
como una piedra dentro de un durazno.

Tienes que indicarme, tú,
que reposas más allá de la Fe
y de la Matemática.

¿Podré seguirlo en el ruido que pasa
y se detiene
súbitamente
en la oreja de papel?

¿Está, acaso, en ese sitio de tinieblas,
bajo las camas,
en donde se reúnen
todos los zapatos de este mundo?


de César Dávila Andrade


Sol oscuro


A Jorge Andino ( 11 años ), por sus lecciones de luz aun viviendo en la oscuridad.
I Boon.


No veo luces pero conozco los caminos
son un montón de puntos negros
los que me apartan del mundo
son bultos de decepciones
percibir la realidad desde acá
es dejar que las esperanzas mueran
y sobrevivir en medio de la oscuridad
es el mejor triunfo que nunca nadie
me hará soltar

Soy yo
y estoy donde todos casi
nunca podrán estar
porque la luz de algún modo
te apaga.


IBoon

Inocencia


Déjame velar tu sueño,
pisar la orilla de tu almohada.
Construir con mi aliento
los castillos de aire con que juegas.

Ser niño.

Quiero aprender esa canción de cuna,
tararearte una melodía.
Por que no quiero que despiertes,
mi niña.

Que la pesadilla de la vida
pierda la batalla.
Que la razón muera
en los algodones de un poema

Dejar esta pena.

Y soñar… soñar.
Soñaaaar…


Pos Azel