jueves, 17 de septiembre de 2009

No te quiero sino porque te quiero




No te quiero sino porque te quiero
y de quererte a no quererte llego
y de esperarte cuando no te espero
pasa mi corazón del frío al fuego.

Te quiero sólo porque a ti te quiero,
te odio sin fin, y odiándote te ruego,
y la medida de mi amor viajero
es no verte y amarte como un ciego.

Tal vez consumirá la luz de enero,
su rayo cruel, mi corazón entero,
robándome la llave del sosiego.

En esta historia sólo yo me muero
y moriré de amor porque te quiero,
porque te quiero, amor, a sangre y fuego.

De Pablo Neruda

martes, 15 de septiembre de 2009

Oscuridad


Anoche te he tocado y te he sentido
sin que mi mano huyera más allá de mi mano,
sin que mi cuerpo huyera, ni mi oído:
de un modo casi humano
te he sentido.

Palpitante,
no sé si como sangre o como nube
errante,
por mi casa, en puntillas, oscuridad que sube,
oscuridad que baja, corriste, centelleante.

Corriste por mi casa de madera
sus ventanas abriste
y te sentí latir la noche entera,
hija de los abismos, silenciosa,
guerrera, tan terrible, tan hermosa
que todo cuanto existe,
para mí, sin tu llama, no existiera.

De Gonzalo Rojas

jueves, 10 de septiembre de 2009

Creo


Creo en la gente capaz de creer en algo,
de crear sueños y echarlos a volar,
como cometas en el viento.
Creo en la gente que vuela,
que abre las alas y sin preguntar se avienta,
se tira en el silencio de la oscuridad.

Creo en la gente capaz de pensar,
de tomar consiencia
sin quedarse con los brazos cruzados,
de iniciar una revolución individual.
Creo en la gente que leé,
que aprende, sueña y saca concluciones.

Creo en la igualdad,
en la paz, en la justicia,
en el cambio que necesitamos dar.

Creo en la gente que se levanta y se hace escuchar,
que deja todo por un poco de dignidad.
Creo en sus manos trabajadoras,
en sus pies cansados de tanto andar,
en sus ilusiones y leyendas vivientes.

Creo en la gente que los sueños no le sobran,
que los rie, los vive, los escucha y los siente.
Creo en ti...



De David Vazquez