sábado, 18 de septiembre de 2010

Poema sencillo


En tus manos de niña
deposito estos versos de amor,
en ellos te dejo mi nombre,
en ellos te dejo mi dolor.
Te dejo parte de mi vida,
te dejo mis sueños
lo que soy y lo que seré...
dejo, en tus manos de niña,
los profundos llamados
de mi corazón...
Y si algún día, cuando estos
versos circulen y viajen,
si algún día conquisto laureles:

¡Mis laureles serán tuyos!
y si logro con ellos
alcanzar la gloria:

¡Mi gloria y mis laureles
serán solo para ti!...

Recuerda estos versos
recuerda estos versos
que hoy te escribo

Por José María Aragón