martes, 29 de noviembre de 2011

En el filo del cristal



Hoy las calles
parecen tan grises y tan rectas,
tan de vuelta de todas las esquinas,
que te miran lento,
de arriba a abajo, de abajo a arriba,
con ojos de embudo solitario.

Hace ya tanto tiempo
que no siento
la espiral azul de un beso
o no vuelca el infinito su risa redentora
en el cáustico vaivén de mis latidos,
que mis sueños son pateras negras
atrapadas en el centro de la nada.

Soy un barco que no vuelve,
un sótano de nudos desatados
que respira como un pez en tierra seca,
el absurdo disparate de un osario
o la cuerda rota de un reloj sin hora.

Es tan dulce la memoria de un pétalo,
el delirio del vuelo de una mosca,
el cálido ballet de una llama.
Es tan triste el destino de una uva
convertida al final en un mal vino,
que vivo en el revés del tiempo
estrujando sombras y arrugas
que se retuercen en el espejo.

Aquí...
anclado en el andamio cojo del trébol
me pregunto:
¿Por qué no respiran las piedras?
¿Por qué no reclaman los muertos?
¿Por qué los horizontes
siempre están tan lejos?

Camino por el filo del cristal
en los brazos de una noche sonámbula:
¡Hay tantas estatuas rotas
adornando el jardín del pasado,
tantos marcos sin foto
encogiendo la memoria,
tanto cohete mojado y caduco
en la feria de mis sentimientos,
que nunca avanzo
y el aire es una noria sin caseta
donde sacar las entradas. 


 De Pérez Poza, Fernando Luis

lunes, 28 de noviembre de 2011

Insomnio


No te escucho,
no no te hablo,
no soy yo al que miras,
no, no esperes algo,
soy nada.

Una voz que suspira, 

susurra y se apaga,
un hombre de tiza 

y sin esperanza,
otro espantapájaros virtual
que vaga sin despegar.
 

No te derrumbo,
no, no te comparto,
no soy lo que arruinas,
no, no busques nada
eso soy.

Camino por la casa 

como sombra sonámbula,
escuchándote "dormir"
reírte en sueños

Oliéndote.

 
Me detengo por la ventana 

y me asombra
como me veo ir
lejos de tus sueños,
huyendote.

 
Me quede en silencio
por unos instantes
y la música sonaba...

Mientras pensaba que mas decir,
no lo puedo decir,
no lo quiero decir,
no lo voy a decir,
despierta.



jueves, 17 de noviembre de 2011

ÚLTIMO BRINDIS






Lo queramos o no
Sólo tenemos tres alternativas:
El ayer, el presente y el mañana.
Y ni siquiera tres
Porque como dice el filósofo
El ayer es ayer
Nos pertenece sólo en el recuerdo:
A la rosa que ya se deshojó
No se le puede sacar otro pétalo.
Las cartas por jugar 
Son solamente dos:
El presente y el día de mañana.
Y ni siquiera dos
Porque es un hecho bien establecido
Que el presente no existe
Sino en la medida en que se hace pasado
Y ya pasó...,
                        como la juventud.
En resumidas cuentas
Sólo nos va quedando el mañana:
Yo levanto mi copa
Por ese día que no llega nunca
Pero que es lo único
De lo que realmente disponemos.

De Nicanor Parra

viernes, 30 de septiembre de 2011

Tarde caigo y me doy cuenta



Tarde caigo y me doy cuenta 
de mis orígenes sin albor
solo oscuridad y lamento 
como una noche permanente 
salida del fango y el temor.

De donde vengo el vacío es mi vértigo
a donde vaya ningún destierro que temer 
mas humilde que rebelde 
mi alma mendiga sus afectos
con todas las heridas a cubierto
nada me duele tanto que la espera que me haga feliz.

Como puedo me niego permitir 
que mi corazón salvaje se entregue 
y como no aguardo 
cumplidos para mi cueva es alimento
pendiendo quedo de mi vivir.


De Luis Perez

lunes, 19 de septiembre de 2011

Sin Errores

 


Quiero irme por un sendero etéreo,
perderme en algún rastro en la arena
buscar tu luz en mi abismo,
seguirte en los sueños.
Encontrarte.

Quiero aventurarme en nubes inquietas
como un marinero a la deriva,
seguir direcciones de gente que
no me conoce, ser feliz
en un lugar que no existe.

Celebrar mi cumpleaños en una fecha que no es,
inventarme un recuerdo sempiterno
donde no haya finales, siempre comienzos.

Quiero olvidarme de estabilidades
enfermas de inestabilidad,
seguir defendiendo mis ideales a como sea
y acostarme en la cima de una montaña
a divagar.

Quisiera dejar de dejarme llevar por
añejas lecciones erradas
que me han oxidado el sentimiento,
ya no ilusionarme con sueños
que juegan a las escondidas
e inscribirme en la clase del pasado
para romper mi graduación en pedazos,
y no, nunca conformarme con la soledad.


miércoles, 14 de septiembre de 2011

No Se


No sé adónde vas, ni por qué caminos
te lleva el destino que nunca acierto
a descubrir la ruta de tus pasos,
la senda que conduce a tu universo.

No sé lo que siento, o qué me pasa,
que a veces la noche me desborda,
el frío de la muerte entra en mis huesos
y se adueña de mi alma de gaviota.

No sé de qué manera, ni sé dónde,
ni sé cómo, ni sé cuando empezó
a trepar la amargura por mis venas
y a herirme la negrura del carbón.

No sé por qué el amor izó sus velas
más audaces si sabía que el flujo
del viento y la marea de la vida
te arrastrarían lejos de mi mundo.

No sé con qué ternura vestirán
tu cuerpo mis abrazos si algún día
las olas derramaran en mis playas
la espuma de tu loca fantasía.

No sé qué, ni sé como, ni sé cuando,
ni dónde, ni por qué, ni de qué modo
se abrirá la serpentina del tiempo
y pondrá al descubierto tus tesoros.

No lo sé, pero te espero aquí, anclado
en la amarga bahía del insomnio.



De Fernando Luis Perez Poza

viernes, 9 de septiembre de 2011

No espantapajaros


A las 24:03 abren el cementerio para la visita conyugal.
Yo ya no espero a nadie,
la que me amaba seguro perdió el corazón
en algún museo de hierbas malas,
y conociéndola como la conocía quizá
se mudo a trabajar de espantapájaros
en algún pueblo fantasma.

jueves, 3 de febrero de 2011

Para no Dejar de Morir


"Desgraciada o afortunadamente, hoy es siempre todavia"

Hoy me vino la desgana,
De no hablar de nada.
Me vino la apatía por el mundo,
La extraña enfermedad de la locura
Hoy ya no quiero saludar al vecino,
Ni darle la mano a un desconocido.

Hoy simplemente, quiero,
Sacarle la lengua al mundo.
Reírme a carcajadas de este circo
Que solemos llamar sociedad.

Quiero encerrarme, ensimismarme,
Quiero dormir y ser solo un sueño,
Dejar de ser sombra de mi mismo,
Dejar de existir, de estar realmente aquí.

No quiero dejar huellas
En este mundo desconocido,
Quiero olvidarme de los que fueron,
Borrar de la memoria a aquellos que quiero,
Para no sufrir, para no llorar,
Para dejar de enfrentarme a mi mismo
En esta realidad marchita.
Para dejar de existir,
Para no dejar de morir…


De David Vazquez