domingo, 16 de septiembre de 2012

Congelado




Pueden pasar tres años
idoneo para omitir,
todos los leñazos de mandato afectivo,
un crepusculo que dure invariablemente,
cien desvelos durmientes,
un millón de porfiados grogui,
cinco confianzas,
dos que no se consumaran.

Puedo manifestarme seducido
en una luna de papel,
enmoheciendo el hielo,
disolviendo el reloj,
abdicandome al bastón
que distribuye silencio,
sin saber aun
que explorabas,
sin saber igual
que acertabas,
me arropaste de soledad
y me congele transpirando.



lunes, 3 de septiembre de 2012

La sed insaciable




Decir adiós... La vida es eso.             
Y yo te digo adiós, y sigo...
Volver a amar es el castigo
de los que amaron con exceso.               
              
Amar y amar toda la vida,             
y arder y arder en esa llama.
Y no saber por qué se ama...
Y no saber por qué se olvida...               
              
Coger las rosas una a una,             
beber un vino y otro vino,
y andar y andar por un camino
que no conduce a parte alguna.               
                            
Sentir más sed en cada fuente             
y ver más sombra en cada abismo,
en este amor que es siempre el mismo,             
pero que siempre es diferente.
                            
Porque en el sordo desacuerdo             
de lo soñado y lo vivido,
siempre, del fondo del olvido,
nace la muerte de un recuerdo.               
              
Y en esta angustia que no cesa,             
que toca el alma y no la toca,
besar la sombra de otra boca
en cada boca que se besa...

De Jose angel Buesa



viernes, 31 de agosto de 2012

Imagen no semejanza

 


Soy tan inconcluso como inaplazable
vulnerable, asequible,adorable y odioso,
renunciable, verosímil, fausto y libre.


Dependo de muchos para creer en el futuro
comprendo que la vida es corta
y hay que vivirla plenamente,
suelo divagar por emociones eternas
personajes locos.


Se que lo probable es improbable,
prefiero la calidad a la cantidad,
creo conocerme pero
mantengo el beneficio de la duda
para no ignorarme.


Aveces siento que el amor
es un dolor agradable,
y que la felicidad un instante
privilegiado o una utopía fugaz.


De lo mucho que soy,
de lo mucho que quiero,
me quedo con lo poco que suelo ser
y con lo mucho que puedo.

sábado, 7 de julio de 2012

Un hombre solo en una casa sola




Un hombre solo en una casa sola
No tiene deseos de encender el fuego
No tiene deseos de dormir o estar despierto
Un hombre solo en una casa enferma.

No tiene deseos de encender el fuego
Y no quiere oír más la palabra Futuro
El vaso de vino se ha marchitado como un magnolio
Y a él no le importa estar dormido o despierto.

La escarcha ha empañado las ventanas
Pero a él sólo le importa mirar la apagada chimenea
Sólo le gustaría tener una copa que le contara una vieja historia
A ese hombre solo en una casa sola.

Una historia como las que oía en su casa natal
Historias que no recuerda como no recuerda que aún está vivo
Ve sólo una copa vacía y una magnolia marchita
Un hombre solo en una casa enferma.

 
De Jorge Tellier
 

sábado, 2 de junio de 2012

Quedate parada en la orilla




Clausura mis ojos
y en una calle desconocida
pierdeme

entre el follaje
de los tuyos
olvidame

En esa languidez enigmatica
del ensueño
baña por ultima vez
la insipiencia
de tu desnudez

quedate parada
en la orilla
mientras miras
como  muero
yo y la tarde

en una calle
desconocida

olvidate
y pierdete

tambien...

Por Eric Leunam


sábado, 11 de febrero de 2012

About love



Lo que no me gusta del amor
es tener que justificarte en batallas perdidas,
encontrarte donde todo esta escondido,
transferir la razón 

y no tener acceso a ningun abrigo,
la blandura con la que te arriesgas 

ante las verdades,
la flaqueza de no comprender 

lo que te causan con promesas
y estar vacante a lo que venga,
el desequilibrio que te causan 

con cada beso,
la deficiencia de las miradas,
la desvalorización de cada sonrisa 

por el ego,
el derrumbe que te causa 

un comentario presuntuoso,
la opacidad con la que el sexo se emancipa,
el dolor de la inexistencia,
lo absurdo del ciclo,
la maldita manía que te hace autómata
y por supuesto lo secreto 

en la guerra de un te amo y un te quiero.