lunes, 30 de septiembre de 2013

Quizás siempre, jamás nunca



Una vez dijiste siempre
Y fue tu siempre un nunca
De esos,
Tus nunca de siempre.

Cuando creí que siempre,
Me así de un jamás.

Tus nunca
Modelaron mis jamases
En quizás.
Quizás sea para siempre,
Quizás nunca un jamás.

Pero
Jamás nunca volvió
A ser un siempre
Y siempre quedé
A la espera de un
Nunca jamás.

Ahora,
Que tus siempres
Se llenaron de quizás,
Será para siempre
Nunca jamás.

De Marcelo D Ferrer

domingo, 2 de junio de 2013

Poema 15




Me gustas cuando callas porque estás como ausente,
y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.
Parece que los ojos se te hubieran volado
y parece que un beso te cerrara la boca.


Como todas las cosas están llenas de mi alma
emerges de las cosas, llena del alma mía.
Mariposa de sueño, te pareces a mi alma,
y te pareces a la palabra melancolía.

Me gustas cuando callas y estás como distante.
Y estás como quejándote, mariposa en arrullo.
Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza:
déjame que me calle con el silencio tuyo.

Déjame que te hable también con tu silencio
claro como una lámpara, simple como un anillo.
Eres como la noche, callada y constelada.
Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo.

Me gustas cuando callas porque estás como ausente.
Distante y dolorosa como si hubieras muerto.
Una palabra entonces, una sonrisa bastan.
Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.


 De Pablo Neruda
 

 Otra version:

lunes, 11 de marzo de 2013

Me inspiras




Ahora te quiero, mañana puedes desesperar...
quizá te ame combinando tus ósculos con mi maravilla,
tal vez te codicie liberando tus anhelos de mis manias,
esto es como el insomnio, nunca se sabe cuando comienza,
no pierdas tiempo en la fatuidad.

Me seduce cuando tiritas a mi tino,
Me mata cuando te noto caminar en puntillas adivinandome,
Me dejo asir por tus brazos a convicción,
Me construye tu risa incondicional.
 

Ahora te quiero, y no me importa si no te suma lo mismo,
me restan dudas, me descomplican soledades,
quizá te ame al amanecer cuando el frío vaya subiendo,
tal vez te desee a medio sol cuando todo vaya encendiendo.

Me resignan tus sonidos exactos,
Me aciertan tus olores inseparables,
Me acurrucan tus miradas diferentes,
Me cosuman tus errores perfectos.

Me complicas..