viernes, 8 de abril de 2016

Finalmente




Sintiendome como un condenado
me es mas facil entender el pasado,
aquellos errores que tanto enseñaron,
cuando el aprecio no era mas que un adorno
a todas aquellas acciones incontrolables,
carentes de cualquier sentido comun,
rebasaban cualquier limite predispuesto.
Ahora que me aproximo mas a la vejez
alcanzo a comprender la belleza de la soledad,
un destino que siempre a pesar de sus disfraces
fue el mismo.
Cada vez parpadeo menos al reconocer lo que soy,
al concluir esta estacion traidora y silenciosa
todo lo que queda en pie es el cinismo
de lo que fue todo aquel sentir,
de lo que fueron todos aquellos impulsos,
de los detalles que me hicieron lo que soy,
que como la marea a la arena
me arrastraron hasta la orilla de mis penitencias,
donde finalmente puedo sentir la libertad
y tal vez no es como la imagine
pero el aire que se respira es finalmente puro.

De Marlon carranza

No hay comentarios:

Publicar un comentario